El desmán ibérico

Inicio » investigación

Archivo de la categoría: investigación

Váteres para el desmán

Cuando hace poco más de un año empecé a sembrar de estos peculiares váteres los cauces de los ríos guipuzcoanos, la sensación inicial fue de sorpresa. Una sorpresa agradable. A los desmanes les gustaba el invento. Ríos y arroyos, en los que los excrementos al alcance del observador eran escasos o imposibles de encontrar, ofrecían ahora una cosecha sostenida y abundante. Pero por otro lado me sentí mal. Habíamos estado haciendo el tonto ¡durante 25 años! Me vino a la cabeza el inventario nacional de 1990 y otros regionales en los que tras meses de recorrer cientos de tramos volvíamos a casa con tan solo unas decenas de excrementos, teniendo además la certeza que una parte importante de ellos no correspondían a la especie o no estábamos en condiciones de atribuírselos a especie alguna. Y lo que es peor, con la seguridad de que muchas de las ausencias no eran tales. Simplemente la probabilidad de encontrar excrementos en algunos ríos era muy baja. ¡Cuánto esfuerzo y qué poco premio! Hoy, con veinte de estos váteres, somos capaces de conseguir en unos días centenares de excrementos frescos que podemos identificar como de desmán a simple vista, sin necesidad de análisis alguno. Las “falsas ausencias” tienen los días contados.

El nuevo método no puede ser más sencillo. En el vídeo que acompaña a esta nota están los detalles. Siempre defendimos que el desmán buscaba defecar a cubierto, probablemente aprovechando los momentos en los que sale del agua para ingerir los invertebrados que captura. Una estructura del cauce que ofreciera pequeños refugios favorables para el desmán y accesibles al observador, facilitaría la detección. Y por otra parte, un cauce con predominio de refugios inaccesibles (orillas terrosas, muretes, más tablas que rápidos,…) haría invisible al desmán. Y así fuimos componiendo un listado de ríos a prueba de buscadores de excrementos, en los que aún conociendo la presencia de la especie mediante trampeo, los ejemplares allí presentes parecían sufrir de estreñimiento crónico. Un caso especialmente llamativo ha resultado ser una de las cabeceras de la cuenca del río Urumea, en Artikutza (Navarra). Allí, tras quince años conociendo la presencia del desmán mediante trampeo pude retar ufano a más de un colega a que fuese capaz de encontrar siquiera un excremento. No había manera. O al menos el excesivo esfuerzo que parecía requerir desanimaba al más decidido antes de lograrlo. Pues bien, empezar a poner estos váteres y mejorar el transito intestinal  de los desmanes fue todo uno. Nos sorprendió además la alta tasa de deposición. Los váteres acumulaban en unos días una gran cantidad de materia fecal, que hacía que el característico olor a desmán se advirtiese al acercarse a la estructura sin necesidad de desmontarla.vater-desmanero-001Las aplicaciones inmediatas son evidentes. Va a ser posible realizar inventarios a escala geográfica amplia eludiendo los problemas de detectabilidad asociados a la prospección clásica. Proporciona además material fresco, de “edad conocida” si se recoge periódicamente, útil para distintos tipos de análisis. Otras aplicaciones irán surgiendo. Algunas ya están en marcha. 

He mencionado que este método de detección no precisa de un proceso de identificación del material recogido. Y así es. Las características del excremento fresco de desmán, la combinación de tamaño, forma y olor son tan singulares y tan fáciles de reconocer como lo son las que asociamos a las heces de la nutria. Y si la abundancia acompaña, como es el caso, la determinación de la especie está garantizada. Hasta ahora trabajábamos con muy pocos excrementos. Gran parte de ellos viejos, secos, imposibles de atribuir al desmán sin análisis genético y en gran número de ocasiones ni aún con esos refinamientos, dada la rápida degradación que sufre el material genético que contienen. Esta circunstancia, la fácil identificación, unida un montaje sencillo y económico, van a permitir realizar el seguimiento de las poblaciones de desmán sin la necesidad de especialistas y de abultados presupuestos. Se “democratizan” así los inventarios de desmanes (permítaseme la tontería). Espero que más pronto que tarde podamos tener un censo nacional de desmán, del mismo modo que se da regularmente el de la nutria o el de la rata de agua.

En próximas entregas entraré en detalles sobre esfuerzo, rendimiento y demás zarandajas.

Need for speed. Cuanto más rápido, mejor.

Need for speed

The results highlight the ecological relevance of riffles as foraging habitats of desmans, and therefore as key features for their conservation. It suggests that channel modifications that reduce the areal cover of riffles impair habitat quality for this species. In addition, water diversion for hydropower is likely to be detrimental for desmans, as it reduces discharge and flow velocity in the bypassed river sections.

Need for speed. Preference for fast-flowing water by Pyrenean desman Esnaola et al 2018

Desmanes y más desmanes

Apenas les has conocido y ya se tienen que marchar, con su código, su antena y su eterno trajín. Toda la noche empapados ¡Con lo fría que empieza a estar el agua!

La parábola de los gestores por Pieter Brueghel el Viejo, 1568

Hoy levantas una piedra y salen corriendo un árbitro de primera división y un gestor del medio natural. Opiniones no faltan. Ya sabéis aquello de que las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo. Estamos bien surtidos. Pero ¿y los datos? ¡Ay amigo! Los datos… ¡Eso es otro cantar! Que no digo yo que no haya que tomar decisiones, pero algún día deberíamos empezar a recoger información, a buscar respuestas. Por aquello de la eficacia.

La parábola de los ciegos Pieter Brueghel El Viejo 1568_500

En el día a día del desmán son más las dudas que las soluciones. Los gestores ya sabemos donde encontrarlos, pero los investigadores ¿dónde están? ¿Podemos confiar en que la universidad produzca de forma espontánea la ciencia que necesitamos? ¿Tenemos otros organismos oficiales a los que acudir? ¿Tiene sentido financiar con fondos públicos a organizaciones privadas para que cubran estas carencias?

Ah, por cierto, feliz Navidad.

Plataformas para el desmán francés

A la mink raft del Sr. Reynolds le ha salido una variante: la desman radeaux. El primer ensayo comenzó hace apenas un mes en Lacs d’Ayous. Tal vez estas lleguen a ser tan famosas como las primeras. El tiempo lo dirá.

radeaux desman_500

Un poco de ciencia, por favor…

Nosotros aquí mirándonos los respectivos ombligos metodológicos (cada uno el suyo, eso sí), tirando por la calle de en medio y pontificando sobre tal o cual protocolo, y mientras los amigos franceses a lo suyo. Un plan de acción coherente, coordinado, al abrigo de la universidad y del método científico. No hay color.

Los datos que han ido recogiendo durante los últimos cinco años empiezan a tomar forma. En este artículo recién publicado discuten si a la hora de buscar excrementos es mejor visitar un mismo tramo varias veces o prospectar varios tramos en una única visita. Nos podrán gustar más o menos las conclusiones de este primer artículo, pero al menos ellos tienen conclusiones. Nosotros solo la boca grande.

JAE_GP_2014_500_

El artículo se lo pedís a los autores, que me da que os estoy mal acostumbrando.

ROMÁN.- ¿Qué nada hemos inventado? Y eso, ¿qué le hace? Así nos hemos ahorrado el esfuerzo y ahínco de tener que inventar, y nos queda más lozano y más fresco el espíritu…
SABINO.- Al contrario. Es el constante esfuerzo lo que nos mantiene la lozanía y la frescura espirituales. Se ablanda, languidece y desmirría el ingenio que no se emplea…
ROMÁN.- ¿Qué no se emplea en inventar esas cosas?
SABINO.- U otras cualesquiera…
ROMÁN.- Ah! ¿Y quién te dice que no hemos inventado otras cosas?
SABINO.- ¡Cosas inútiles!
ROMÁN.- Y ¿quién es juez de su utilidad? Desengáñate: cuando no nos ponemos a inventar cosas de esas, es que no sentimos la necesidad de ellas.
SABINO.- Pero así que otros las inventan, las tomamos de ellos, nos las apropiamos y de ellas nos servimos: ¡eso sí!
ROMÁN.- Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo… la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó.
SABINO.- Acaso mejor.
ROMÁN.- No me atrevía a decir yo tanto…
SABINO.- Pero ellos, ejercitando su inventiva en inventar cosas tales, se ponen en disposición y facultad de seguir inventando, mientras nosotros…
ROMÁN.- Mientras nosotros ahorramos nuestro esfuerzo.
SABINO.- ¿Para qué?
ROMÁN.- Para ir viviendo, y no es poco.

El Pórtico del Templo, Unamuno, 1906.