El desmán ibérico

Inicio » conservación

Category Archives: conservación

Anuncios

Malas noticias desde Portugal

In 1993-96, desmans were recorded at 85.1% of sites, and their presence was positively related to stream order and slope. In 2014-15, desmans were only found at 31.1% of sites, and their presence was positively related to slope steepness and negatively to stream order and maximum temperature of the warmest month. The extinction rate across periods was 63.5%, and the probability of extinction increased with stream order and declined with slope steepness. Maps of predicted distribution and extinction indicated that while the species was widely distributed in the first period, it largely disappeared thereafter from the main rivers and the largest tributaries, persisting mostly in stream headwaters in more mountainous areas. The severe decline found in ours and other studies suggest that the conservation status of the Pyrenean desman may need to be upgraded, and highlights the importance of headwater streams for its conservation. Furthermore, this study supports the view that headwater streams may be increasingly important for biodiversity conservation in modified river systems, favouring the permanence of remnant, albeit fragmented populations.

Anuncios

Need for speed. Cuanto más rápido, mejor.

Need for speed

The results highlight the ecological relevance of riffles as foraging habitats of desmans, and therefore as key features for their conservation. It suggests that channel modifications that reduce the areal cover of riffles impair habitat quality for this species. In addition, water diversion for hydropower is likely to be detrimental for desmans, as it reduces discharge and flow velocity in the bypassed river sections.

Need for speed. Preference for fast-flowing water by Pyrenean desman Esnaola et al 2018

Malas noticias para el desmán ruso

DESMAN RUSO

The population of the Russian desman in all historical areas is currently no more than 8000–10,000 individuals. The estimated population size of the Russian desman is based on direct surveys during 2010–2016. We observed over 266 km of the coastline in eight regions where the desman lives. Since the early 20th century the number of specimens has been steadily declining. In addition to the previously described factors that determine the reduction of the population size, such as land reclamation, the construction of hydroelectric stations and the flourishing of poaching at the end of
the last century, the status of the Russian desman population is adversely affected by periodic droughts and the absence of floods. Currently Protected Areas remain as the only passive measure to protect the Russian desman in the absence of a programme to species protection nor state support.

Russian Desman at the edge of disappearance_Rutovskaya et al 2017

Desmaneando. LIFE Irekibai

Irekibai, ríos abiertos. De momento un deseo, la realidad es bien diferente. El agua de nuestros ríos encuentra muchos obstáculos y en ocasiones discurre por donde no debe. El proyecto IREKIBAI pretende corregir esta situación, al menos en parte. Varias especies de vertebrados actuarán como indicadores de la eficacia de las acciones de restauración que se van a desarrollar en los próximos años. Entre ellas el desmán.

Durante los próximos meses volveremos a hacernos la eterna pregunta ¿Qué hace que un río deje de ser apto para el desmán? ¿Cuáles son los factores clave? Hace unos días salimos en la tele. Nada nuevo bajo el sol (o sí, según se mire). Unas imágenes de unos cuantos desmanes vivos y coleando siempre merecen la pena.

El desmán abulense

Abulenses y cacereños, los desmanes del Sistema Central. De momento. Ojalá aparezca algún segoviano (o algún salmantino), que haya pasado desapercibido.

Ahora hace falta que la Confederación Hidrográfica del Duero y la Junta de Castilla y León cumplan y den al hábitat del desmán la protección necesaria. No olvidemos que únicamente se ha redescubierto una población olvidada. No es poca cosa, pero el trabajo por el que enorgullecerse está aún por hacer.  

Desmanes y más desmanes

Apenas les has conocido y ya se tienen que marchar, con su código, su antena y su eterno trajín. Toda la noche empapados ¡Con lo fría que empieza a estar el agua!

Referencias móviles con desmán

No somos de mucho insistir. En este país nuestro, conocimiento, el justo, y seguimiento ya ni te cuento. De ahí que nuestras series temporales sean más bien cortitas (cuando las hay) y seamos un excelente caldo de cultivo para el “síndrome de las referencias móviles”, que describiera Daniel Pauly en 1995 (*). A falta de datos, vivimos de la anécdota y la memoria y tendemos a creer que el mundo comenzó con nosotros.

En el ámbito de la conservación, esta falta de perspectiva, o más bien su negación, conduce invariablemente a emitir juicios erróneos y favorece la aparición de cantamañanas. El desmán no se escapa a esta coyuntura.

El desmán nunca ha sido un mamífero popular. Nada útil se podía sacar de él. Poco relevante había que anotar y los años pasaban sin que quedase demasiada constancia de algún rasgo relevante de su biología.

Clusius Geoffroy

Hace apenas 100 años que conocemos su distribución y poco más de 50 que tenemos una idea más o menos elaborada de su hábitat y de la magnitud de sus poblaciones. Durante el pasado siglo, al tiempo que lo ubicábamos en el mapa, su hábitat se degradaba de forma masiva y drástica. En los felices 1970-80 se recoge una gran cantidad de información, que crea la sensación de que el desmán es una “especie común”, fácil de encontrar, sensación que pronto se demostrará falsa. Al tiempo que el hábitat agonizaba surgía una generación de naturalistas e investigadores ansiosos por conocer aquella fauna que se presumía ignota. Eran años en los que el desmán estaba en todas partes. Al hacer pesca eléctrica, en el estómago de una garza, ahogado en una central hidroeléctrica,… en Galicia, en Cuenca, en Cáceres, en Burgos, en Huesca,…

Graells y los 80

Durante los no menos felices 90 se constató definitivamente su desaparición en grandes áreas (Sistema Ibérico sur, mitad oriental del Sistema Central), pero ese continuo deterioro (de la especie y de su hábitat) no caló en el colectivo que, de un modo u otro, conocía su existencia. Tenemos mala predisposición a asimilar con naturalidad los cambios y menos aún si estos son negativos.

Y llegamos al momento actual. El desmán protagoniza en los últimos años varios proyectos de conservación ¡Por fin es la reina de la fiesta! Los problemas en su hábitat se mantienen y los inventarios más recientes evidencian un declive en porcentajes más que alarmantes en toda el área de distribución ¿Nuestra reacción? Mover la referencia. Que nadie nos arruine la fiesta. La situación puede ser preocupante, pero no es peor que la anterior. Hay que negar el cambio. Los desmanes siguen estando ahí. Son más duros de lo que parece. La culpa es del método de detección. Empecemos de cero ¿Contacto con la especie? ¡Ni con un palo! Busquemos excrementos, eso nunca falla. Son datos de libre interpretación ¿Gestión? Ya se nos irá ocurriendo algo.

¡Joder, con el síndrome!

inventarios 2016

Caricatura neoparadigmática del desmanero moderno

(*) En Cantabricus tratan el apasionante tema de las referencias móviles con un ejemplo que despeja cualquier duda.