El desmán ibérico

Inicio » Publicaciones con la etiqueta 'distribución'

Archivo de la etiqueta: distribución

Váteres para el desmán

Cuando hace poco más de un año empecé a sembrar de estos peculiares váteres los cauces de los ríos guipuzcoanos, la sensación inicial fue de sorpresa. Una sorpresa agradable. A los desmanes les gustaba el invento. Ríos y arroyos, en los que los excrementos al alcance del observador eran escasos o imposibles de encontrar, ofrecían ahora una cosecha sostenida y abundante. Pero por otro lado me sentí mal. Habíamos estado haciendo el tonto ¡durante 25 años! Me vino a la cabeza el inventario nacional de 1990 y otros regionales en los que tras meses de recorrer cientos de tramos volvíamos a casa con tan solo unas decenas de excrementos, teniendo además la certeza que una parte importante de ellos no correspondían a la especie o no estábamos en condiciones de atribuírselos a especie alguna. Y lo que es peor, con la seguridad de que muchas de las ausencias no eran tales. Simplemente la probabilidad de encontrar excrementos en algunos ríos era muy baja. ¡Cuánto esfuerzo y qué poco premio! Hoy, con veinte de estos váteres, somos capaces de conseguir en unos días centenares de excrementos frescos que podemos identificar como de desmán a simple vista, sin necesidad de análisis alguno. Las “falsas ausencias” tienen los días contados.

El nuevo método no puede ser más sencillo. En el vídeo que acompaña a esta nota están los detalles. Siempre defendimos que el desmán buscaba defecar a cubierto, probablemente aprovechando los momentos en los que sale del agua para ingerir los invertebrados que captura. Una estructura del cauce que ofreciera pequeños refugios favorables para el desmán y accesibles al observador, facilitaría la detección. Y por otra parte, un cauce con predominio de refugios inaccesibles (orillas terrosas, muretes, más tablas que rápidos,…) haría invisible al desmán. Y así fuimos componiendo un listado de ríos a prueba de buscadores de excrementos, en los que aún conociendo la presencia de la especie mediante trampeo, los ejemplares allí presentes parecían sufrir de estreñimiento crónico. Un caso especialmente llamativo ha resultado ser una de las cabeceras de la cuenca del río Urumea, en Artikutza (Navarra). Allí, tras quince años conociendo la presencia del desmán mediante trampeo pude retar ufano a más de un colega a que fuese capaz de encontrar siquiera un excremento. No había manera. O al menos el excesivo esfuerzo que parecía requerir desanimaba al más decidido antes de lograrlo. Pues bien, empezar a poner estos váteres y mejorar el transito intestinal  de los desmanes fue todo uno. Nos sorprendió además la alta tasa de deposición. Los váteres acumulaban en unos días una gran cantidad de materia fecal, que hacía que el característico olor a desmán se advirtiese al acercarse a la estructura sin necesidad de desmontarla.vater-desmanero-001Las aplicaciones inmediatas son evidentes. Va a ser posible realizar inventarios a escala geográfica amplia eludiendo los problemas de detectabilidad asociados a la prospección clásica. Proporciona además material fresco, de “edad conocida” si se recoge periódicamente, útil para distintos tipos de análisis. Otras aplicaciones irán surgiendo. Algunas ya están en marcha. 

He mencionado que este método de detección no precisa de un proceso de identificación del material recogido. Y así es. Las características del excremento fresco de desmán, la combinación de tamaño, forma y olor son tan singulares y tan fáciles de reconocer como lo son las que asociamos a las heces de la nutria. Y si la abundancia acompaña, como es el caso, la determinación de la especie está garantizada. Hasta ahora trabajábamos con muy pocos excrementos. Gran parte de ellos viejos, secos, imposibles de atribuir al desmán sin análisis genético y en gran número de ocasiones ni aún con esos refinamientos, dada la rápida degradación que sufre el material genético que contienen. Esta circunstancia, la fácil identificación, unida un montaje sencillo y económico, van a permitir realizar el seguimiento de las poblaciones de desmán sin la necesidad de especialistas y de abultados presupuestos. Se “democratizan” así los inventarios de desmanes (permítaseme la tontería). Espero que más pronto que tarde podamos tener un censo nacional de desmán, del mismo modo que se da regularmente el de la nutria o el de la rata de agua.

En próximas entregas entraré en detalles sobre esfuerzo, rendimiento y demás zarandajas.

Redescubriendo, que es gerundio

cabecera

Lo dice la RAE. Redescubrir: Volver a sentir interés por algo o alguien que se había olvidado.

Un buen ejemplo lo tenemos en la cabecera del Tormes. Nos habíamos olvidado de unos centenares de desmanes y este verano hemos caído en la cuenta de ello, nos han vuelto a interesar.

Los olvidados_500

Que nadie me interprete mal. Es una buena noticia, no cabe duda. Mejor saber que estar en Babia. Ahora bien, evidencia nuestro escaso nivel de conocimientos básicos. Estos desmanes no estaban escondidos, eran muchos y estaban ahí, ocupando decenas de kilómetros, tan a gusto, “extinguidos”.

En estos últimos cinco años se ha revisado la distribución del desmán en la mayor parte de su área de distribución. Pasados alegrías, sustos y redescubrimientos urge afinar el diagnóstico de los problemas y actuar en consecuencia. No hay ya excusa posible.

Por cierto, ¿alguien se acuerda que fue de la Estrategia para la conservación del desmán ibérico en España? Habrá que redescubrirla un día de estos. 

Actualizada la distribución del desmán en Francia

Nuestros vecinos franceses nos ofrecen por fin la imagen de la distribución actual del desmán en su país

Distribución Galemys Francia 2011_13_2_500

Distribución Galemys Francia 2011_13_500

El avance forma parte de la documentación asociada a la última reunión de seguimiento del plan nacional del desmán. Si esta es la imagen final (que parece que sí; son 1.350 tramos prospectados), el estado de conservación de la especie sería significativamente mejor en el Pirineo oriental.

Seis departamentos, un rango de actuación de aproximadamente 20.000 km², un solo método de detección y en dos años terminado ¡Enhorabuena! Aquí, en el “País de las Maravillas”, tal coordinación es sencillamente imposible. 

La presentación de estos resultados viene acompañada de información detallada sobre el proyecto LIFE recién concedido

El desmán de Schrödinger ¿o era el gato?

El interesante artículo que publica la revista Quercus en su número de julio aborda la conservación del desmán desde la perspectiva de la mecánica cuántica. Por lo visto aún no hemos sabido abrir la caja, somos malos observadores, y el desmán podría estar vivo o muerto, o más sorprendente aún, vivo y muerto al mismo tiempo.

Toda una revolución (o tal vez una deconstrucción) la que nos proponen sus autores. Respecto al conocimiento de la situación actual vienen a decir algo así:

El voluntarismo y la precipitación nos habrían llevado al alarmismo injustificado, circunstancia que nos hace ser ineficaces e ineficientes. En España existen pocos datos fiables, se ha buscado poco (y a menudo mal), y se han aventurado presuntas tendencias regresivas con escaso rigor. En este escenario ¿Quién se atreve a decir que en el Sistema Central la regresión ha sido del 10 o del 90%? La situación actual es de incertidumbre. Necesitamos un mapa fiable de la distribución actual de la especie.

Para complicar más el asunto, el desmán, al contrario de lo que se supone, podría seguir un modelo socio-espacial dinámico, comportándose de forma muy sociable y seminómada. Algo bastante lógico, por otra parte. Lo que conduce a que en la práctica, si se encuentra desmán en un tramo y no se vuelve a detectar en uno, cinco o diez años, no está justificado hablar de declive local, podría tratarse de una zona de presencia temporal. Y por si fuera poco, no es descartable el intercambio de ejemplares entre cuencas contiguas, “saltando puertos de montaña”.

Tras la lectura de este artículo me surge la duda de si el desmán debe ser considerado como especie cinegética o amenazada. O de si tal vez el pesimismo que practico se debe a estar atrapado en un universo paralelo al de los autores y no tanto a la constatación de que el desmán mas que estar escondido se ha ido quedando sin sitio donde esconderse.

Sea como fuere ¡Bendita caja cuántica, que nos das un rayo de esperanza! Eso sí, yo no la quiero abrir y mucho menos mirar dentro. La mayor parte de las veces que lo he hecho el desmán no estaba. Ni vivo ni muerto. Estaría “nomadeando”…

El cubo cuántico_defi

¿Cuántos desmanes nos quedan?

Envidia me dan los ornitólogos. Son muchos y bien avenidos, por lo que manejan información suficiente para hacer estimaciones de la abundancia y de la tendencia de un gran número de especies de aves a escala regional. Cierto es que en muchos casos son aproximaciones groseras con un amplio margen de error, pero bien argumentadas estas cifras resultan útiles. Al menos nos ponen en situación. De tal especie tenemos del orden de centenares de individuos y de tal otra del orden de decenas de miles.

En el caso de los mamíferos estas aproximaciones no se han generalizado. Nos preocupamos por hacer estos cálculos cuando sospechamos que quedan pocos individuos que contar. Como es el caso, por ejemplo, del lince y del visón europeo, para los que tenemos la certeza de que sus efectivos son del orden de centenares y no de miles de individuos. Salvo excepciones nos quedamos ahí. No es frecuente echar cuentas de las musarañas o de los erizos que hay.

En el caso del desmán el conocimiento que tenemos del área que ocupa es desigual. En algunas regiones se ha revisado recientemente la distribución y en otras la información tiene ya unos años. Lo que sí vamos sabiendo es que no pinta bien. Se observa un declive rápido y generalizado. En este escenario de incertidumbre y cambio no es fácil estimar la abundancia.

La imagen siguiente muestra el área de distribución del desmán tal como la ofrece el Atlas de los mamíferos terrestres de España. Se compuso a partir de información recogida entre 1970 y 2006 (puntos). Sobre ella en trazo rojo he señalado lo que podría ser la distribución actual, revisada en función de los resultados de las prospecciones realizadas en la última década.

Galemys pyrenaicus distribucion distribution range Spain Espagne 500

Galicia, Extremadura, Salamanca, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Soria, Aragón y Cataluña, cuentan con información reciente. Falta ésta en la Cordillera Cantábrica (León, Asturias, Palencia, Burgos), pero dada la tendencia observada en el resto y que en dicha región están actuando las mismas presiones, hay poco margen para el optimismo.

En los últimos 30-40 años el área de distribución del desmán en España ha sufrido una reducción importante. Con toda seguridad superior al 30% y no es descabellado pensar que, una vez que se complete la revisión, la pérdida supere el 50%. Pero ahí no acaban las malas noticias. Esta especie, estrictamente ligada al hábitat fluvial, ve limitada su capacidad de expansión al corredor que ofrece el río, en el que encuentra hoy infinidad de barreras infranqueables. De este modo, lo que sobre el mapa se intuye como una distribución continua es en realidad la representación grosera de un conjunto de pequeños núcleos poblacionales aislados irremediablemente unos de otros.

En definitiva. No sabemos cuantos desmanes nos quedan. Lo que sí sabemos es cada vez nos queda menos tiempo para contarlos.