El desmán ibérico

Inicio » conservación » ¿Cuántos desmanes nos quedan?

¿Cuántos desmanes nos quedan?

Envidia me dan los ornitólogos. Son muchos y bien avenidos, por lo que manejan información suficiente para hacer estimaciones de la abundancia y de la tendencia de un gran número de especies de aves a escala regional. Cierto es que en muchos casos son aproximaciones groseras con un amplio margen de error, pero bien argumentadas estas cifras resultan útiles. Al menos nos ponen en situación. De tal especie tenemos del orden de centenares de individuos y de tal otra del orden de decenas de miles.

En el caso de los mamíferos estas aproximaciones no se han generalizado. Nos preocupamos por hacer estos cálculos cuando sospechamos que quedan pocos individuos que contar. Como es el caso, por ejemplo, del lince y del visón europeo, para los que tenemos la certeza de que sus efectivos son del orden de centenares y no de miles de individuos. Salvo excepciones nos quedamos ahí. No es frecuente echar cuentas de las musarañas o de los erizos que hay.

En el caso del desmán el conocimiento que tenemos del área que ocupa es desigual. En algunas regiones se ha revisado recientemente la distribución y en otras la información tiene ya unos años. Lo que sí vamos sabiendo es que no pinta bien. Se observa un declive rápido y generalizado. En este escenario de incertidumbre y cambio no es fácil estimar la abundancia.

La imagen siguiente muestra el área de distribución del desmán tal como la ofrece el Atlas de los mamíferos terrestres de España. Se compuso a partir de información recogida entre 1970 y 2006 (puntos). Sobre ella en trazo rojo he señalado lo que podría ser la distribución actual, revisada en función de los resultados de las prospecciones realizadas en la última década.

Galemys pyrenaicus distribucion distribution range Spain Espagne 500

Galicia, Extremadura, Salamanca, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Soria, Aragón y Cataluña, cuentan con información reciente. Falta ésta en la Cordillera Cantábrica (León, Asturias, Palencia, Burgos), pero dada la tendencia observada en el resto y que en dicha región están actuando las mismas presiones, hay poco margen para el optimismo.

En los últimos 30-40 años el área de distribución del desmán en España ha sufrido una reducción importante. Con toda seguridad superior al 30% y no es descabellado pensar que, una vez que se complete la revisión, la pérdida supere el 50%. Pero ahí no acaban las malas noticias. Esta especie, estrictamente ligada al hábitat fluvial, ve limitada su capacidad de expansión al corredor que ofrece el río, en el que encuentra hoy infinidad de barreras infranqueables. De este modo, lo que sobre el mapa se intuye como una distribución continua es en realidad la representación grosera de un conjunto de pequeños núcleos poblacionales aislados irremediablemente unos de otros.

En definitiva. No sabemos cuantos desmanes nos quedan. Lo que sí sabemos es cada vez nos queda menos tiempo para contarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: